News Republic

Los maestros admiten su falta de preparación para manejar aulas cada vez más complejas

EL PERIÓDICO
EL PERIÓDICO
TUESDAY, JANUARY 12, 2016 10:22 AM GMT

Ahora que tanto se habla sobre si hay que implantar un MIR para los profesores, sobre la preparación que deben recibir los docentes antes de ponerse a dar clases, llega Bruselas y dice que bien, que vale, pero que España también se tendría que “replantear” el reciclaje profesional que reciben los 670.000 profesores que están ya en activo. Para que la escuela española gane en calidad, hay que reforzar las habilidades pedagógicas de los maestros, más incluso que los conocimientos que estos tienen sobre las materias que imparten, advertía hace unas semanas en Barcelona el analista de la Comisión Europea en asuntos educativos Peter Birch.

Y no solo eso, añaden los mismos docentes: “Además de profundizar en nuevas metodologías y en cómo explicar mejor los temarios, también aumentan las peticiones de formación sobre cómo mejorar la convivencia en los centros y cómo gestionar las aulas, que son cada vez más diversas y más complejas”, advierte Manel Pulido, secretario de Educación en CCOO en Catalunya. La atención a la diversidad y a la inclusión se ha convertido en la gran prioridad de los maestros, especialmente de los que trabajan en las escuelas etiquetadas como de alta complejidad socio-económica.

Manel Pulido

SECRETARIO EDUCACIÓN CCOo

"Aumentan las peticiones de formación sobre cómo mejorar la convivencia en los centros y cómo gestionar las aulas"

“Los problemas en la relación con los alumnos persisten y se han agravado en los últimos años”, añadía Montse Ros, secretaria de política educativa de CCOO en el seminario en que participó Birch, organizado el pasado diciembre por la fundación Jaume Bofill. “Ha habido un empeoramiento claro de las condiciones laborales del profesor en Catalunya, con 200.000 alumnos más en el sistema y 3.000 docentes menos, con mil barracones y con menos personal de apoyo”, remachó Ros.

ORIENTACIONES PARA LAS ESCUELAS

“Somos conscientes de que cada vez hay más diferencias entre los alumnos, de que las aulas son cada vez más heterogéneas y de que los profesores necesitan, por lo tanto, unas orientaciones específicas al respecto”, admite la directora general de Educación Primaria de la Conselleria d'Ensenyament, Carme Ortoll, que recuerda que precisamente este lunes la Generalitat ha hecho llegar a las escuelas materiales para guiar a los docentes en estas cuestiones. Se trata, subraya Ortoll, de que los maestros reorganicen sus clases y “promuevan cambios para dar oportunidades a todos sus alumnos”. Para ello, la Generalitat ha apostado en los últimos años por la formación interna en centro, con la que se intenta que, además de formarse, los claustros de cada colegio vayan incorporando el trabajo en equipo y compartiendo experiencias.

Carme Ortoll

DTORA. GRAL. EDUCACIÓN PRIMARIA

"El objetivo es que los maestros promuevan cambios y que estos aumenten las oportunidades de todos sus estudiantes"

Pero "no basta con que los maestros se formen en cascada", porque la formación continuada "hay que planificarla bien y si la Generalitat quiere que los profesores trasladen lo que han aprendido a sus respectivos claustros, ha de garantizar que van a tener medios y que reúnen las condiciones necesarias para hacerlo", objeta Maria Vinuesa, miembro de la asociación pedagógica Rosa Sensat, dedicada, entre otras cuestiones, a la formación permanente de los maestros.

No es fácil, coincide Enric Prats, profesor de Pedagogía en la Universitat de Barcelona (UB) y uno de los coordinadores del programa encargado de reformar los estudios de formación inicial del profesorado. No es sencillo, entre otras razones, porque existe una “cultura individualista entre los docentes, sobre todo en secundaria, que cuesta mucho cambiar”, indica. Vencer las reticencias de algunos docentes al trabajo colaborativo es otro de los retos, en opinión de Prats, que debe abordar el sistema educativo español. "En ocasiones, el problema no son las didácticas, sino la incapacidad en algunos casos de trabajar en equipo", añade Vinuesa.

Maria Vinuesa

asociación de maestros rosa sensat

"En ocasiones, el problema no son las didácticas, sino la incapacidad en algunos casos de trabajar en equipo"

“Sin duda, hay que avanzar en la mejora de la formación permanente, dar un paso más allá y eso pasa, por ejemplo, por devolver a los centros educativos la potestad de decidir qué formación permanente precisan”, observa Francesc Imbernón, catedrático de Didáctica y Organización Educativa en la facultad de Educación de la UB. Después de años de recortes drásticos, en que los presupuestos públicos para formación continuada de los docentes han sufrido un riguroso tijeretazo (en el caso de la Generalitat, ha quedado reducido prácticamente a cero: desde el 2011 ha sido recortado en un 96%), ahora, si no se quiere perder el tren de la mejora educativa, “habría que fortalecer de nuevo los centros de recursos y a las universidades”, aboga Imbernón.

LA REGAÑINA DE BRUSELAS

Con todo, los expertos consultados por este diario no acaban de estar de acuerdo con la regañina de Bruselas. "De entrada, porque es obvio que los profesores necesitan una formación continuada y porque ellos mismos son los primeros interesados en estar al día y, por otro, porque las conclusiones del estudio de la Comisión Europea se basa en una encuesta y no siempre las percepciones de los encuestados se corresponden con las necesidades reales", objeta Maria Vinuesa. "Por cada curso de macramé o de tai-chi que se pudo haber hecho años atrás, se hicieron también decenas de cursos sobre didácticas o nuevas metodologías", asegura por su parte Francesc Imbernón.

Francesc Imbernón

profesor pedagogía ub

"Habría que devolver a los centros educativos la potestad para decidir qué formación permanente necesitan sus profesores"

Otro tema es, según apunta Marc Lafuente, analista de políticas educativas OCDE, ponente también en el seminario de la Bofill, "si no convendría mejorar, además, la calidad de los formadores de los docentes". "¿Tenemos suficientes formadores y tienen estos suficiente experiencia en el mundo educativo real? ¿Qué investigaciones han dirigido? Quienes se dedican a la formación permanente de los maestros han de predicar con el ejemplo y huir de los modelos transmisivos", indica.



Read the original article
Comments :